La Participacion de los Padres en los Programas Preescolares. (Hispanic Parent Involvement in Early Childhood Programs.) ERIC Digest. 

by Espinosa, Linda M. 

La continua participacion de los padres en la educacion formal de sus hijos se ve, en la actualidad, como la base de los esfuerzos por reformar el sistema escolar. Esta creencia fue expresada por el Presidente Clinton en su presentacion sobre el estado actual del pais en 1994:

"Los padres que conocen a los maestros de sus hijos, apagan el televisor y ayudan a sus hijos con sus tareas y les educan sobre lo correcto y lo incorrecto-aquellos padres, si hacen una diferencia."

Existe un notable concenso entre los educadores, los padres y el publico en general sobre el hecho de que los ninos aprenderan mas y las escuelas mejoraran si se puede hacer que los padres se dediquen mas a la educacion formal de sus hijos. Epstein (1992, pagina 1141) ha resumido los estudios sobre la participacion de los padres en la educacion de sus hijos y sugiere que "los alumnos de todo nivel sobresalen mas en sus esfuerzos academicos y tienen actitudes mas positivas respecto a la escuela, aspiraciones mas altas y otros tipos de comportamiento positivos si tienen padres que se preocupan, alientan a sus hijos y se involucran en su educacion formal."

Sin embargo, la evidencia muestra que el solo hecho de aumentar la participacion paterna en las actividades escolares de sus hijos no da siempre, resultados positivos, especialmente en el caso de la familia hispana. Los padres hispanos muestran comunmente, un bajo porcentaje de participacion en las actividades escolares de sus hijos; cuando su participacion ha aumentado, este incremento no ha conducido a percepciones mas positivas sobre la instruccion de sus hijos (Bauch, 1992; Costas, 1991). Si los padres hispanos se sienten obligados a participar y perciben que no se les hace caso, no se benefician del contacto adicional con las actividades escolares de sus hijos. Para determinar cuales son las estrategias mas eficaces para establecer un nexo entre los padres hispanos y los programas de educacion preescolar de sus hijos, los educadores necesitan, por lo tanto, desarrollar una comprension mas profunda de las caracteristicas de la cultura hispana las cuales influyen en las practicas de crianza y socializacion de sus hijos, los estilos de comunicacion, y la orientacion hacia la educacion formal.

EL PERFIL HISPANO

Aunque comparten un idioma comun, los hispanos en Estados Unidos no son un grupo homogeneo. Ellos reflejan una gran diversidad entre si en terminos de estado socioeconomico, raza, edad, pais de origen, y naturaleza y momento de su inmigracion (Nicolau y Ramos, 1990). Las diferencias entre los subgrupos hispanos en terminos de estilo de comunicacion y practicas de socializacion frecuentemente son mayores que las diferencias generales entre los hispanos y los no hispanos (Haycock y Duany, 1991). Aunque los hispanos son el grupo etnico de mayor crecimiento en Estados Unidos, se sabe relativamente poco de como la cultura hispana podria interrelacionarse con la cultura escolar tipica de Estados Unidos para lograr resultados beneficiosos para los ninos.

Los hispanos, menos los cubanoamericanos, se caracterizan por su alto indice de pobreza y bajo nivel de exito academico (Valdivieso y Nicolau, 1992). Tambien se consideran como uno de los grupos de minoria mas vulnerables en terminos de educacion formal en Estados Unidos. Comienzan con la educacion preescolar despues de sus iguales, lo cual resulta en un leve atraso respecto a los demas estudiantes; a la edad de los trece anos, el 44% se encuentra al menos un grado menor que el nivel esperado; y mas del 40% abandona los estudios antes de acabar con su bachillerato (Liontos, 1992; Nicolau y Ramos, 1990). Aunque los niveles de exito academico y los indices de abandono de la escuela han mejorado para los otros grupos raciales y etnicos durante la ultima decada, el nivel de exito academico de los hispanos continua sin notable mejora (Liontos, 1992). Para corregir esta situacion, los educadores deben comprender los factores culturales que actuan como barreras al exito academico de los ninos hispanos, y luego, disenar nuevas estrategias para ayudar a que los programas preescolares alcancen a los padres hispanos y establezcan una buena relacion con el hogar de los alumnos.

CARACTERISTICAS CULTURALES

Existen diferencias entre la manera en que se socializan a los ninos hispanos y los otros ninos estadounidenses. La cultura hispanica tiende a enfatizar la obediencia y valora el respeto por la autoridad de los adultos. El estilo comunicativo entre padre e hijo en algunas familias hispanas es de autoridad, con conversacion sencilla, y poca comunicacion colaborativa o experiencias primarias de lectura (Espinosa y Lesar, 1994; Liontos, 1992). Por consiguiente, el desarrollo linguistico del nino hispano frecuentemente parece atrasado respecto al de sus iguales estadounidenses cuando entran al jardin de infantes; y cuando se aplican medidas linguisticas formales, se puede notar este efecto aun mas.

Por toda la cultura hispanica, existe una creencia general en la autoridad absoluta de la escuela y de los maestros. En muchos paises latinoamericanos se considera que es de mala educacion intrometerse en la vida escolastica de los hijos; muchos padres consideran que es la labor del maestro educar formalmente al nino, mientras que la crianza del mismo es el deber de los padres. Un nino "bien educado" es uno que ha aprendido un comportamiento moral y etico.

Los hispanos, como entidad, tienen fuertes nexos familiares, creen en la lealtad hacia la familia y tienen una orientacion colectiva que apoya el desarrollo de la familia en la comunidad; ademas, se ha reconocido que son sensibles a los sentimientos sin usar indicadores verbales (Zuniga, 1992). Esto se refleja culturalmente en el enfasis en los estilos de interaccion calidos y personalizados, una concepcion mas relajada respecto al tiempo y la necesidad de un ambiente mas informal para comunicarse. Dadas estas preferencias, un choque cultural puede darse cuando los padres e hijos hispanos se enfrentan con el estilo que se orienta hacia el cumplimiento de una tarea de la mayoria de los maestros estadounidenses.

Mientras que una comprension de las caracteristicas culturales generales del hispano puede ser util, es importante no generalizar demasiado. Cada familia y cada nino son unicos, y se debe tener mucho cuidado en no asumir ciertos valores o creencias solo porque una familia habla espanol y es de Latinoamerica. Es importante que los maestros dediquen el tiempo necesario para descubrir los valores, las creencias y las practicas particulares de cada familia en su comunidad.

Los maestros tambien deben examinar sus actitudes con respecto a trabajar con un grupo minoritario que habla otro idioma y que tal vez no comparta los valores sociales de su cultura. Para establecer una buena relacion con los padres, primero se deben desarrollar relaciones genuinas a base de la confianza mutua y una buena disposicion hacia la comunicacion.

ALGUNAS ESTRATEGIAS QUE SI FUNCIONAN

La mayoria, si no todos los padres hispanos, quiere que sus hijos sobresalgan en sus actividades academicas. Algunos educadores han llamado a los padres hispanos un gran "resurso no utilizado" (Nicolau y Ramos, 1990, pagina 9). La preocupacion por sus hijos, su compromiso para con la familia, su respeto por la educacion y su deseo de una vida mejor han sido poco explotados por el sistema educativo estadounidense. Algunos proyectos de programas de educacion preescolar y de escuela primaria que han involucrado a los padres hispanos con exito recomiendan las siguientes estrategias:

1. EL CONTACTO PERSONAL: es de gran importancia establecer comunicacion en persona y en el idioma primario de los padres hispanos cuando se hace el primer contacto con ellos. Los panfletos o articulos enviados a la casa del alumno, aun cuando escritos en espanol, han mostrado ser poco eficaces. Tal vez hagan falta varias entrevistas con ellos antes de que se le brinde la confianza deseada para poder incorporarlos a la participacion activa. Las visitas al hogar del alumno son una buena manera de iniciar el desarrollo de un buen nivel de comunicacion.

2. LA COMUNICACION SIN PREJUICIOS: para ganar la confianza de los padres hispanos, los maestros deben evitar la idea de que son culpables o estan haciendo algo equivocado respecto a la educacion de sus hijos. Los padres necesitan ser apoyados por sus contribuciones y no criticados por sus faltas.

3. LA PERSEVERANCIA EN MANTENER LA PARTICIPACION: para asegurarse de que los padres hispanos sigan participando en la educacion de sus hijos, las actividades programadas por el programa de educacion preescolar deben responder a una verdadera necesidad o preocupacion de los padres. Los maestros deben tener una buena idea de los beneficios que recibiran por asistir a cada reunion y de como estas reuniones les ayudaran a desempenar mejor su papel como padres.

4. EL APOYO BILINGUE: toda comunicacion con los padres hispanos, tanto la escrita como la oral, debe ofrecerse en ingles y espanol. Muchos programas han observado que tener a su disposicion un personal bilingue y bicultural ayuda a promover la confianza (Espinosa y Lesar, 1994).

5. EL LIDERAZGO Y EL APOYO ADMINISTRATIVO: la flexibilidad con los reglamentos y un ambiente calido y colegial requieren el liderazgo y el apoyo administrativo. Como con los otros programas o practicas educativos que requieren de la innovacion y la adaptacion, los esfuerzos de los maestros solos no pueden lograr el exito en los programas de participacion de los padres hispanos. Los directores de escuela tambien deben comprometerse a cumplir con las metas del proyecto.

6. EL ENFOQUE EN LA CULTURA HISPANA EN LA CAPACITACION DE PERSONAL: todo el personal debe comprender los elementos clave de la cultura hispanica y su impacto en el comportamiento y el estilo de aprender de los alumnos hispanos. El educador tiene la obligacion de aprender lo mas posible de los alumnos hispanos, su cultura y su trasfondo cultural.

7. EL ALCANCE HACIA LA COMUNIDAD: muchas familias hispanas pueden beneficiarse de los programas de lectura entre familia, la capacitacion vocacional, ESL (el ingles como segundo idioma), mejores servicios medicos y dentales, y otros servicios sociales ofrecidos en la comunidad. Un programa preescolar o de escuela primaria puede ser un recurso o referencia para apoyar la fuerza integral y la estabilidad de la familia.

CONCLUSION

Es de gran importancia que los programas preescolares intenten aplicar estas estrategias exitosas para trabajar con familias hispanas. Al forjar una comunicacion mas cercana y servir de puente que atraviesa la division cultural entre el hogar y la escuela, el educador preescolar puede establecer una base para el futuro exito del alumno en la escuela. El estado actual del alumno hispano crea una especie de urgencia al respecto.

REFERENCIAS

Bauch, P.A. (1992). Toward an Ecological Perspective on School Choice. Trabajo presentado en la reunion anual de la American Educational Research Association, San Francisco, 20 de abril. ED 346 595.

Costas, M. (1991). Hispanic Parental Involvement. M.S. Practicum, Nova University. ED 339 462.

Epstein, J. (1992). School and Family Partnerships. En M. Alkin (ed.), ENCYCLOPEDIA OF EDUCAITONAL RESEARCH, sexta edicion. Nueva York: MacMillan.

Espinosa, L., y S. Lesar. (1994). Increasing Language-Minority Family and Child Competencies for School Success. Trabajo presentado en la reunion anual de la American Educational Research Association, Nueva Orleans, 4 de abril.

Gonzalez, G. (1991). Hispanics in the Past Two Decades, Latinos in the Next Two: Hindsight and Foresight. En M. Sotomayor (ed.), EMPOWERING HISPANIC FAMILIES: A CRITICAL ISSUE FOR THE '90S. Milwaukee: Family Service America. ED 360 461.

Haycock, K., y L. Duany. (1991). Developing the Potential of Latino Students. PRINCIPAL 70 (3; enero): 25-27. EJ 419 922.

Liontos, L.B. (1992). AT-RISK FAMILIES & SCHOOLS: BECOMING PARTNERS. Eugene, Oregon: ERIC Clearinghouse on Educational Management. ED 342 055.

Nicolau, S., y C. L. Ramos. (1990). LOOK ME IN THE EYE: A HISPANIC CULTURAL PERSPECTIVE ON SCHOOL REFORM. Washington, D.C.: Office of Educational Research and Improvement. ED 362 342.

Zuniga, R. (1992). Latino Families. En E. W. Lynch y M. J. Hanson (eds.), DEVELOPING CROSS-CULTURAL COMPETENCE. Baltimore, MD: Paul H. Brooks. ED 346 190.

Library Reference Search
 

Please note that this site is privately owned and is in no way related to any Federal agency or ERIC unit.  Further, this site is using a privately owned and located server. This is NOT a government sponsored or government sanctioned site. ERIC is a Service Mark of the U.S. Government. This site exists to provide the text of the public domain ERIC Documents previously produced by ERIC.  No new content will ever appear here that would in any way challenge the ERIC Service Mark of the U.S. Government.

privacy policy