El estres y los ninos pequenos (Stress and Young Children). ERIC Digest. 

by Jewett, Jan - Peterson, Karen 

Historicamente, el estres se ha definido en relacion con su origen (por ej., interno y externo) (Marion, 2003). Origenes internos de estres abarcan el hambre; el dolor; la sensibilidad a ruidos, cambios de temperatura y congestion de personas (densidad social); el cansancio y el exceso o la falta de estimulacion del ambiente fisico inmediato de uno. Factores estresantes externos abarcan la separacion de la familia, un cambio en la composicion familiar, la exposicion a disputas y conflictos interpersonales y a la violencia, el sentir la agresion de otros (la intimidacion), la perdida de propiedad personal importante o de una mascota, la exposicion a expectativas excesivas respecto al logro, el "andar de prisa" y la desorganizacion de los eventos de la vida cotidiana de uno (Bullock, 2002). Aunque la literatura de investigacion suele enfocarse en el impacto de factores estresantes de una sola variable en el desarrollo de ninos, en situaciones de la vida real, ellos experimentan el estres de origenes multiples. Los investigadores notan que factores estresantes multiples interactuan entre si y pueden tener efectos cumulativos (Stansbury y Harris, 2000). Este Digest discute como experimentan y se adaptan al estres los ninos, y ofrece sugerencias a maestros y padres sobre como prevenir y reducir el estres infantil. 

HASTA QUE GRADO SON VULNERABLES LOS NINOS PEQUENOS AL ESTRES?

El estres se experimenta de muchas formas y varia segun el nino individual, su nivel de desarrollo y su experiencia previa en la vida. La adaptacion o el manejo del estres parece depender mucho de las capacidades de desarrollo de un nino y su inventario de habilidades para poder aguantar situaciones dificiles (de manejo). Los investigadores sugieren que los ninos de menos de 6 anos de edad han desarrollado menos capacidad de (1) pensar integramente en un evento; (2) elegir de un "menu" de posibles comportamientos en respuesta a cualquier evento nuevo, interesante o provocador de ansiedad; (3) comprender un evento sin relacionarlo con sus propios sentimientos y (4) modificar sus reacciones fisicas en respuesta a cambios de estimulo (Allen y Marotz, 2003). 

El estres puede influir tanto positiva como negativamente. Cuanto mas pequeno el nino, mas impacto tienen los eventos nuevos, y mas poderoso y posiblemente negativo llega a ser el estres. Cierta cantidad de estres forma una parte normal de la vida cotidiana de un nino y puede tener influencias positivas. No obstante, el estres excesivo puede tener efectos tanto inmediatos como de largo plazo en la adaptabilidad de los ninos a situaciones nuevas, hasta a eventos que no parecen tener relacion alguna con el evento estresante especifico. 

La investigacion indica que el impacto negativo del estres es mas profundo en ninos que tienen menos de 10 anos de edad, tienen un temperamento genetico "lento a calentarse" o "dificil," nacieron prematuramente, son varones, tienen una capacidad cognitiva limitada, o han sentido algun estres prenatal (Monk et al., 2000). Ninos que viven en la pobreza, o en comunidades violentas, o que son intimidados en ambientes escolares tambien estan sujetos a mas estres externo (McLoyd, 1998) que otros ninos. Los que tienen menos resistencia a estimulos externos e internos sentiran una mayor variedad de eventos y condiciones como negativamente estresantes (Stansbury y Harris, 2000). 

COMO EXPERIMENTAN EL ESTRES LOS NINOS?

Especialistas han identificado dos categorias de experiencias estresantes. El estres agudo se define como un principio repentino e intenso (por ej., una enfermedad de corto plazo de un progenitor), y despues un apaciguamiento, de estimulos estresantes. El estres cronico (por ej., la perdida mediante la muerte o la separacion prolongada de una persona importante en la vida del nino-abuelo, cuidadora, hermano), por otra parte, es progresivo y tiene los efectos mas significativos y perjudiciales en los ninos, incluyendo cambios en la quimica y la funcion cerebrales, y un declive en la resistencia a enfermedades (Gunnar y Barr, 1998; Lombroso y Sapolsky, 1998). 

Zegans (1982) presenta la teoria que se experimenta el estres en cuatro etapas un tanto distintas: (1) alarma y reaccion fisica; (2) evaluacion, mientras un nino intenta extraer significado del evento; (3) la busqueda de estrategias de adaptacion o de aguante y finalmente (4) implementacion de una o mas estrategias. Esta etapa de implementacion puede ser una accion no repetida o puede extenderse por horas o dias. La evaluacion de ninos de eventos estresantes y sus elecciones de estrategias viables para aguantarlos difieren de las de adultos (por ej., dejar un juguete favorito en el centro de cuidado infantil por la noche puede tener un impacto negativo en ninos que no pueden "hallar" un modo de "esperar" hasta que se los reunan; esta reaccion y el temor a su repeticion pueden durar por varios dias.) Ademas, peritos han observado que las respuestas fisicas de ninos al estres tambien difieren de las de adultos ya que pueden ser mas intensas y abarcar todo el cuerpo (Zegans, 1982). 

COMO SE MANIFIESTA EL ESTRES EN LOS NINOS?

El estres se observa mas frecuentemente como una reaccion fisica evidente: llorar, el sudor en las palmas de las manos, correr en direccion opuesta, arranques agresivos o defensivos, comportamientos de mecerse o consolarse a si mismo, dolores de cabeza y de estomago, comportamientos nerviosos de motricidad fina (por ej., torcer o arrancar los cabellos, mascar y chupar, morder la piel y las unas), accidentes higienicos (orinarse, etc.), y perturbaciones del sueno (Stansbury y Harris, 2000; Fallin, Wallinga y Coleman, 2001; Marion, 2003). Los peritos sugieren que ninos pueden reaccionar de manera global mediante la depresion y la evitacion; la timidez excesiva; hiper-vigilancia; inquietudes excesivas; "paralisis" en situaciones sociales; el interes aparentemente obsesivo en objetos, rutinas y la comida y preocupacion persistente sobre "lo que sigue"; y pegarse excesivamente a un adulto (Dacey y Fiore, 2000). 

COMO SE ADAPTAN LOS NINOS AL ESTRES?

Los teoricos creen que estos comportamientos representan las luchas de ninos por manejar y reaccionar a eventos estresantes. Creen que los ninos generalmente se distancian en sentido emocional de situaciones estresantes por medio de comportarse de maneras destinadas a disminuir el estres (por ej., llorar y enfadarse para mostrar sentimientos de abandono cuando los padres van al trabajo) o a cubrir o esconder sentimientos de vulnerabilidad (por ej., portandose mal o de manera agresiva o perturbadora cuando es hora de poner los juguetes en su lugar o dejar de jugar). Conforme crecen, para aguantar el estres negativo, los ninos utilizan cada vez mas sus estrategias cognitivas para resolver problemas, haciendo preguntas sobre eventos, circunstancias y expectativas de lo que pasara y la aclaracion de lo que ha pasado (Kochenderfer-Ladd y Skinner, 2002). 

La exposicion prolongada al estres y el uso continuo por un nino de estrategias de aguante pueden resultar en patrones de comportamiento que son dificiles de cambiar si el nino percibe la estrategia como efectiva (Kochenderfer- Ladd y Skinner, 2002; Stansbury y Harris, 2000). 

COMO PUEDEN LOS ADULTOS RESPONDER AL ESTRES DE LOS NINOS?

La ayuda a los ninos con su comprension y uso de estrategias eficaces de adaptacion y manejo debe basarse en el nivel de desarrollo del nino y su entendimiento de la naturaleza del evento provocador de estres. Maestros y padres pueden impedir y reducir el estres de los ninos de muchas maneras: 

* Ayude al nino a anticipar eventos estresantes, como el primer corte de pelo o el nacimiento de un hermanito.  Los adultos pueden preparar a los ninos con aumentar  su entendimiento del evento venidero y reducir su  impacto estresante (Marion, 2003). La preparacion  excesiva de los ninos para eventos estresantes  venideros, no obstante, puede resultar aun mas estresante que el evento mismo (Donate-Bartfield y 
 Passman, 2000). Los adultos pueden evaluar el nivel optimo de preparacion con animarle al nino o la nina a  hacer preguntas si quiere saber mas. 

 * Provea ambientes de apoyo donde los ninos pueden  representar sus preocupaciones dramaticamente o usar  materiales artisticos para expresarlas (Gross y Clemens,  2002). 

 * Ayude a los ninos a identificar una variedad de  estrategias de manejo (por ej., "pide ayuda si alguien se  burla de ti"; "dile que no te gusta"; "vete de alli"). Las 
 estrategias de manejo les ayudan a los ninos a sentirse  mas eficaces en situaciones estresantes (Fallin,  Wallinga y Coleman, 2001). 

 * Ayude a los ninos a reconocer, nombrar, aceptar y  comunicar sus sentimientos de manera apropiada. 

 * Ensene a los ninos unas tecnicas de relajacion.  Considere sugerirle a un nino que haga tales cosas  como "respira profundamente tres veces"; "cuenta al  reves"; "contrae y suelta tus musculos"; "juega con la  pasta de moldear"; "baila"; "imaginate un lugar preferido  en que quieres estar y visita ese lugar en tu mente" (usar la imagineria creativa) (O'Neill, 1993). 

 * Practique habilidades positivas de hablar a uno mismo  (por ej., "Voy a intentarlo. Creo que puedo hacer esto.")  para ayudar en fomentar el manejo del estres (O'Neill, 
1993). 

Otras estrategias basicas son la implementacion de estrategias positivas razonables de disciplina, el seguimiento de rutinas constantes, una cooperacion mejorada y la provision de tiempo para la revelacion segura de los ninos, tanto en privado como en grupos, de sus preocupaciones y tensiones. 

CONCLUSION

Nuestro conocimiento creciente sobre la importancia y el impacto del estres en los ninos pequenos deberia utilizarse bien para reducir los factores de estres para ninos pequenos y ayudarles a aumentar las estrategias de manejo y las respuestas sanas al estres inevitable en sus vidas. 

[Traduccion: Berkeley Hinrichs] 

PARA MAS INFORMACION

Allen, K. E., y Marotz, L. R. (2003). DEVELOPMENTAL PROFILES (4th ed.). Albany, NY: Delmar. 

Bullock, J. (2002). Bullying. CHILDHOOD EDUCATION, 78(3), 130-133. 

Dacey, J. S., y Fiore, L. B. (2000). YOUR ANXIOUS CHILD. San Francisco: Jossey-Bass. 

Donate-Bartfield, E., y Passman, R. H. (2000). Establishing rapport with preschool-age children: Implications for practitioners. CHILDREN'S HEALTH CARE, 29(3), 179-188. 

Elkind, D. (1988). THE HURRIED CHILD (Rev. ed.). Menlo Park, CA: Addison-Wesley. 

Fallin, K., Wallinga, C. y Coleman, M. (2001). Helping children cope with stress in the classroom setting. CHILDHOOD EDUCATION, 78(1), 17-24. EJ 643 730. 

Greenman, J. (2001). WHAT HAPPENED TO THE WORLD? St. Paul, MN: Redleaf Press. 

Gross, T., y Clemens, S. G. (2002). Painting a tragedy: Young children process the events of September 11. YOUNG CHILDREN, 57(3), 44-51. 

Gunnar, M R., y Barr, R. G. (1998). Stress, early brain development, and behavior. INFANTS AND YOUNG CHILDREN, 11(1), 1-14. EJ 570 187. 

Kochenderfer-Ladd, B., y Skinner, K. (2002). Children's coping strategies: Moderators of the effects of peer victimization? DEVELOPMENTAL PSYCHOLOGY, 38(2), 267-278. 

Lombroso, P. J., y Sapolsky, R. (1998). Development of the cerebral cortex: XII. Stress and brain development: I. JOURNAL OF THE AMERICAN ACADEMY OF CHILD AND ADOLESCENT PSYCHIATRY, 37(12), 1337-1339. 

Marion, M. (2003). GUIDANCE OF YOUNG CHILDREN (6th ed.). Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall. 

McLoyd, V. C. (1998). Socioeconomic disadvantage and child development. AMERICAN PSYCHOLOGIST, 53(2), 185-204. 

Monk, C. F., Fifer, W. P., Myers, M. M., Sloan, R. P., Trien, L. y Hurtado, A. (2000). Maternal stress responses and anxiety during pregnancy: Effects on fetal heart rate. DEVELOPMENTAL PSYCHOLOGY, 36(1), 67-77. 

O'Neill, C. (1993). RELAX. Auburn, ME: Child's Play International. 

Stansbury, K., y Harris, M. L. (2000). Individual differences in stress reactions during a peer entry episode: Effects of age, temperament, approach behavior, and self-perceived peer competence. JOURNAL OF EXPERIMENTAL CHILD PSYCHOLOGY, 76(1), 50-63. EJ 605 474. 

Zegans, L. (1982). Stress and the development of somatic disorders. En L. Goldberger y S. Breznitz (Eds.), HANDBOOK OF STRESS: THEORETICAL AND CLINICAL ASPECTS (pp. 134-152). New York: Free Press. 

Please note that this site is privately owned and is in no way related to any Federal agency or ERIC unit.  Further, this site is using a privately owned and located server. This is NOT a government sponsored or government sanctioned site. ERIC is a Service Mark of the U.S. Government. This site exists to provide the text of the public domain ERIC Documents previously produced by ERIC.  No new content will ever appear here that would in any way challenge the ERIC Service Mark of the U.S. Government.

Popular Pages