Site Links


Home

 


Search for ERIC Digests

 


About This Site and Copyright

 


Privacy Policy

 
 
Resources for Library Instruction

 


Information Literacy Blog
La investigacion sobre la calidad de los programas para ninos de hasta dos anos de edad (Research on Quality in Infant-Toddler Programs). ERIC Digest. 

by Honig, Alice Sterling 

La preocupacion sobre la calidad de los programas de cuidado de bebes y ninos de hasta dos anos de edad ha crecido recientemente en respuesta a dos factores. El primero es la necesidad que tienen los padres y madres empleados de cuidado para sus bebes y ninos pequenos. Para el ano 1997, un estudio representativo nacional (Ehrle, Adams y Tout, 2001) documento que el 73% de ninos menores de 3 anos de edad regularmente pasaban tiempo bajo el cuidado de personas que no eran sus padres. El segundo factor es la investigacion que recalca la importancia del desarrollo del cerebro durante los anos tempranos. Sin embargo, el National Child Care Staffing Study (Estudio Nacional del Personal de Cuidado Infantil, o NCCSS) (Whitebook, Howes y Phillips, 1990) de 227 centros de cuidado infantil y preescolar en cinco ciudades grandes, informo que la calidad del cuidado apenas era adecuada. El Cost, Quality, and Outcomes Study Team (Equipo de Estudios de Costos, Calidad y Resultados, 1995, p. 40) reporto respecto a 400 centros, que "la mayoria del cuidado infantil-especialmente para bebes y ninos de hasta dos anos-es mediocre" (vease tambien NICHD Early Child Care Research Network [Red de Investigacion del Cuidado Infantil Temprano], 2002). Este Digest trata sobre algunas de las muchas cuestiones relacionadas con la calidad del cuidado de bebes y ninos de hasta dos anos de edad. 

METODOS PARA MEDIR LA CALIDAD DEL CUIDADO

La calidad de programas de bebes y ninos de hasta dos anos de edad se mide examinando tanto variables estructurales, como el espacio, el numero de bebes por cuidadora o el tamano del grupo como variables de procesos, por ejemplo la riqueza en el "hablar-esperando-el-turno" y la cantidad de carino y caricias entre cuidadoras y bebes. Fenichel y sus colegas (1999), resumiendo estrategias sintetizadas de discusiones del National Leadership Forum on Quality Care for Infants and Toddlers [Foro Nacional de Liderazgo sobre el Cuidado de Alta Calidad de Bebes y Ninos Pequenos] en 1998, identificaron ocho aspectos del cuidado de bebes de alta calidad: (1) salud y seguridad; (2) grupos pequenos de 3 a 4 bebes por cuidadora; (3) la asignacion de cada bebe a una cuidadora primaria; (4) la continuidad de cuidado por la misma proveedora durante un periodo de tiempo; (5) las respuestas de la cuidadora a las senales del bebe; (6) la satisfaccion de las necesidades de cada bebe en el cuidado grupal con un enfoque al estilo de aprendizaje y al temperamento individuales; (7) la sensibilidad cultural y linguistica y (8) la provision de un ambiente fisico con variedad, estimulo y actividades planificadas. 

Las variables de procesos que han recibido mas atencion en la investigacion hasta la fecha tienen que ver con la cuidadora, incluyendo los cambios de personal, el entrenamiento y las interacciones entre maestra y ninos y las relaciones entre estas variables. El estudio de NCCSS informo de una tasa promedio anual de cambios de cuidadoras de un 41% entre los centros participantes (Whitebook, Howes y Phillips, 1990). Ademas, menos de una quinta parte de maestras y asistentes habian asistido a dos talleres o conferencias durante el ano. Pero la investigacion ha mostrado que el numero de talleres de capacitacion y cursos en el desarrollo infantil al que asisten los maestros tiene significativamente mas probabilidades de resultar en interacciones de alta calidad entre maestras y ninos pequenos que el numero de anos que las proveedoras en centros han trabajado en el cuidado infantil (Honig y Hirallal, 1998). En hogares de cuidado infantil con licencia que tienen grupos de tamano moderado (seis ninos promedio), la capacitacion o educacion de la cuidadora predecia la calidad del cuidado infantil mejor que las proporciones de ninos a adultos. Las cuidadoras con entrenamiento mostraban menos separacion emocional con los ninos (Clarke-Stewart et al., 2002). En esta investigacion, ninguna de las caracteristicas estructurales predecia la sensibilidad de las cuidadoras. 

INVESTIGACION SOBRE LOS RESULTADOS DE LOS NINOS

Investigacion Sobre la Agresion. Algunos estudios tempranos indicaron que cuando el cuidado grupal para bebes de familias de bajos ingresos que corrian riegos enfatizaba el enriquecimiento cognitivo, los ninos tenian menos probabilidades de portarse agresivamente (dando pateadas, golpes y empujones) en el kindergarten. No obstante, cuando la capacitacion en habilidades sociales se anadio al curriculo, los graduados del programa no eran mas agresivos en el kindergarten que los graduados del grupo de control (Haskins, 1985). Park y Honig (1991) informaron tambien que ninos que asistian al cuidado infantil de tiempo completo durante su primer ano de vida recibieron de sus maestras preescolares tasaciones de agresion mayores que los ninos que no habian asistido al cuidado de tiempo completo. No obstante, las maestras, que no sabian de las condiciones de cuidado infantil de cada nino, tambien tasaron a aquellos ninos preescolares como teniendo mejores habilidades de pensamiento abstracto. Los ninos preescolares no mostraron niveles elevados de asercion (comparados con ninos que recibieron cuidado por menos del tiempo completo cuando eran bebes), contrario a las interpretaciones de algunos investigadores. En su resumen de informes sobre el cuidado de bebes en Estados Unidos, Belsky (1992) noto que bebes que recibian cuidado de personas que no eran sus padres por mas de 20 horas por semana durante el primer ano de vida, mostraron niveles elevados de agresion y desobediencia durante los anos preescolares y los primeros anos de la primaria (ademas de niveles un poco mayores de inseguridad en el apego). 
Estudios Longitudinales Sobre Resultados. La investigacion sugiere que el cuidado de alta calidad tiene asociacion directa con "mejores habilidades linguisticas y matematicas, cognitivas y sociales y mejores relaciones con los companeros" ("In Early-Childhood Education and Care: Quality Counts," 2002). El Syracuse Family Development Research Project (Proyecto de Investigacion del Desarrollo de Familias de Syracuse, New York) informo sobre efectos provechosos de largo plazo en un programa de alta calidad de cuidado para bebes y ninos de hasta dos anos de edad que servia a familias monoparentales de bajos ingresos y con poca educacion. Los resultados abarcaron tasas disminuidas de delincuencia juvenil y una delincuencia menos severa durante la adolescencia, en comparacion con un grupo de control (Lally, Mangione y Honig, 1988). Ramey y sus colegas (2000), en un estudio de seguimiento de 111 bebes africano-americanos de familias que corrian riesgo y que asistian al cuidado de alta calidad del Abecedarian Project, informaron que a los 21 anos de edad, los graduados del programa que tenian menos hijos propios y todavia asistian a la escuela representaban el doble de los del grupo de control. 

El National Institute of Child Health and Human Development (Instituto Nacional de la Salud Infantil y el Desarrollo Humano, o NICHD) ha apoyado un estudio nacional continuo del desarrollo de mas de 1.000 ninos (seguidos desde el nacimiento) en 10 sitios de cuidado infantil temprano (NICHD Early Child Care Research Network, 2002, p. 135). La participacion en centros, y particularmente en centros de alta calidad, predecia las habilidades academicas y la capacidad linguistica en ninos de 4 anos mejor que la participacion en otras formas de cuidado para bebes y ninos pequenos. Este estudio utiliza evaluaciones cuidadosas y frecuentes mediante la observacion de la calidad. El hallazgo principal del NICHD es que la eleccion de cuidado infantil de alta calidad es critica para los resultados de aprendizaje, lenguaje y comportamiento de los ninos. 

El Cuidado Regulado. La investigacion muestra que el cuidado infantil regulado por una agencia estatal es de mayor calidad que el cuidado no regulado y que las regulaciones estatales mas estrictas estan asociadas con mejor calidad (Clarke-Stewart et al., 2002). Por ejemplo, las agencias de licencias oficiales exigen que haya mas de 35 pies cuadrados de espacio por cada nino. En una situacion sin licencia, con menos de 25 pies cuadrados por nino, se ha observado que los ninos son mas agresivos y destructivos y que participan en actividades fisicas al azar. Clarke-Stewart (1992) nota que el proposito de la regulacion deberia ser el de "identificar un nivel minimo razonable de calidad y eliminar o modificar el cuidado que cayera bajo ese nivel minimo" (p. 123). Entre los bebes cuyos padres trabajan, el 23% asiste a un centro de cuidado infantil. La mayoria del cuidado de bebes y ninos de hasta dos anos de edad no dado por los padres, lo ofrecen parientes (29%), proveedoras de cuidado infantil en familia (18%) y nineras (6%) y estas situaciones tienen menos probabilidad que los centros de ser reguladas (Clarke-Stewart y Allhusen, 2002). 

OTRAS VARIABLES QUE CONSIDERAR EN EL CUIDADO DE BEBES Y NINOS PEQUENOS

La investigacion todavia no ha tratado plenamente algunas otras variables relacionadas con las vulnerabilidades particulares de bebes y ninos cuidados en centros. Por ejemplo: 

La Duracion de la Estancia Podria Afectar la Experiencia de Un Bebe en Cuidado Infantil. La ansiedad de separacion y la angustia aguda que resulta de estar separado de la cuidadora primaria (normalmente la madre) son muy comunes en los bebes, alcanzando un auge a los 18 meses de edad y gradualmente disminuyendo despues de los 2 anos (Kagan, Kearsley y Zelazo, 1978). De ahi que hasta un centro de alta calidad quizas ocasione estres a un nino de 1 o 2 anos de edad que permanece alli por 8 o mas horas al dia. 

El Temperamento Del Bebe Tambien es Importante. Los bebes timidos tal vez se sientan abrumados por el cuidado grupal pero florezcan en una situacion pequena de cuidado en familia. Los ninos de 2 anos que se aburren en una situacion pequena de cuidado en familia quiza participen con entusiasmo con materiales de juego y companeros que se hallan en el mundo mas extenso del cuidado en centros. 

La Edad de Entrada, Los Horarios, la Flexibilidad y la Individualizacion Podrian Hacer una Diferencia en la Calidad de Las Experiencias de Los Ninos. Los bebes y ninos pequenos se estan desarrollando rapidamente y comenzando a explorar el mundo. Un programa "de alta calidad" para un nino de uno o dos anos, por ejemplo, tal vez necesitaria abarcar la flexibilidad de programacion que incluya la eleccion libre de actividades, las siestas y el entrenamiento para usar el bano. Una situacion de actividades ricas pero muy estructuradas y de un horario estricto tal vez no ofrezca a ninos de esta edad la experiencia suficiente de tomar decisiones. La atencion individual a las capacidades y necesidades de bebes y ninos de hasta dos anos de edad parece ser un elemento critico de un ambiente de alta calidad. 

CONCLUSION

La investigacion indica que la eleccion de cuidado de alta calidad es critica para el desarrollo optimo de ninos. Estos hallazgos pueden alertar a las familias para que busquen factores de calidad al seleccionar el cuidado para su bebe o nino pequeno (Honig, 2002) y agudizar la demanda publica para la provision de capacitacion que asegure la calidad. 

[Traduccion: Berkeley Hinrichs] 

PARA MAS INFORMACION

Belsky, J. (1992). Consequences of child care for children's development: A deconstructionist view. En A. Booth (Ed.), CHILD CARE IN THE 1990S: TRENDS AND CONSEQUENCES (pp. 83-94). Hillsdale, NJ: Erlbaum. 

Clarke-Stewart, K. A. (1992). Consequences of child care-One more time: A rejoinder. En A. Booth (Ed.), CHILD CARE IN THE 1990S. TRENDS AND CONSEQUENCES (pp. 116-126). Hillsdale, NJ: Erlbaum. 

Clarke-Stewart, K. A., y Allhusen, V. D. (2002). Nonparental caregiving. En M. H. Bornstein (Ed.), HANDBOOK OF PARENTING (2nd ed., Vol. 3, pp. 215-252). Mahwah, NJ: Erlbaum. 

Clarke-Stewart, K. A., Vandell, D. L., Burchinal, M., O'Brien, M. y McCartney, K. (2002). Do regulable features of child-care homes affect children's development? EARLY CHILDHOOD RESEARCH QUARTERLY, 17(1), 52-86. 

Cost, Quality, and Outcomes Study Team. (1995). Cost, quality, and child outcomes in child care centers: Key findings and recommendations. YOUNG CHILDREN, 50(4), 40-44. EJ 503 726. 

Ehrle, J., Adams, G. y Tout, K. (2001). WHO'S CARING FOR OUR YOUNGEST CHILDREN? CHILD CARE PATTERNS OF INFANTS AND TODDLERS. Washington, DC: Urban Institute. Disponible:: http://newfederalism. urban.org/html/op42/occa42.html#exam. ED 448 908. 

Fenichel, E., Lurie-Hurvitz, E. y Griffin, A. (1999). Seizing the moment to build momentum for quality infant/toddler child care: Highlights of the Child Bureau and Head Start Bureau's National Leadership Forum on Quality Care for Infants and Toddlers. ZERO TO THREE, 19(6), 3-17. 

Haskins, R. (1985). Public school aggression among children with varying day-care experience. CHILD DEVELOPMENT, 56(3), 689-703. EJ 324 258. 

Honig, A. S. (2002). Choosing childcare for young children. En M. Bornstein (Ed.), HANDBOOK OF PARENTING (2nd ed., Vol. 5, pp. 375-405). Mahwah, NJ: Erlbaum. 

Honig, A. S., y Hirallal, A. (1998). Which counts more for excellence in childcare staff: Years in service, education level, or ECE coursework? EARLY CHILD DEVELOPMENT AND CARE, 145, 31-46. EJ 580 288. 

In early-childhood education and care: Quality counts. (2002). QUALITY COUNTS 2002: BUILDING BLOCKS FOR SUCCESS. EXECUTIVE SUMMARY [en linea]. Disponible: http://www.edweek.org/sreports/qc02/ templates/ article.cfm?slug=17toc.h21. 

Kagan, J., Kearsley, R. B. y Zelazo, P. R. (1978). INFANCY: ITS PLACE IN HUMAN DEVELOPMENT. Cambridge, MA: Harvard University Press. 

Lally, J. R., Mangione, P. L. y Honig, A. S. (1988). The Syracuse University Family Development Research Program: Long-range impact of an early intervention with low-income children and their families. En D. Powell (Ed.), PARENT EDUCATION AS EARLY CHILDHOOD INTERVENTION: EMERGING DIRECTIONS IN THEORY, RESEARCH, AND PRACTICE (pp. 79-104). Norwood, NJ: Ablex. 

NICHD Early Child Care Research Network. (2002). Early child care and children's development prior to school entry: Results from the NICHD study of early child care. AMERICAN EDUCATIONAL RESEARCH JOURNAL, 39, 133-164. 

Park, K., y Honig, A. S. (1991). Infant care patterns and later teacher ratings of preschool behaviors. EARLY CHILD DEVELOPMENT AND CARE, 68, 89-96. 

Ramey, C. T., Campbell, F. A., Burchinal, M., Skinner, M. L., Garner, D. M. y Ramey, S. L. (2000). Persistent effects of early childhood education on high-risk children and their mothers. APPLIED DEVELOPMENTAL SCIENCE, 4(1), 2-14. 

Whitebook, M., Howes, C. y Phillips, D. (1990). WHO CARES? CHILD CARE TEACHERS AND THE QUALITY OF CARE IN AMERICA. Oakland: CA: National Child Care Staffing Study, Child Care Employee Project. ED 323 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Library Reference Search

Please note that this site is privately owned and is in no way related to any Federal agency or ERIC unit.  Further, this site is using a privately owned and located server. This is NOT a government sponsored or government sanctioned site. ERIC is a Service Mark of the U.S. Government. This site exists to provide the text of the public domain ERIC Documents previously produced by ERIC.  No new content will ever appear here that would in any way challenge the ERIC Service Mark of the U.S. Government.

 
| privacy